Al desaparecer las tensiones internas, es cuando puede brotar la alegria.